derecho-penal-en-tarragona

Conferencia: Conseguir absolución en tráfico de drogas

Aspectos prácticos en la defensa por tráfico de drogas

Esta semana el juez del Juzgado de lo Penal 1 de Tarragona vino al Colegio de la Abogacía de esta ciudad para exponer su experiencia diaria y responder a las preguntas de los abogados especializados en Derecho Penal que acudimos allí sobre un tema que puede parecer que no tiene defensa posible: el delito por tráfico de drogas.

¿Cuál es la dificultad?

Cuando tienes en tus manos un expediente en el cual se le imputa a tu cliente un delito por tráfico de drogas, especificado en el Código Penal en el capítulo de los Delitos contra la salud pública (artículos 359 y siguientes, especialmente a partir del artículo 368), puede parecer que todo está absolutamente bien atado y no hay defensa posible: compradores y vendedores identificados, seguimientos policiales desde tiempo atrás, escuchas telefónicas en las que literalmente tu cliente ofrece su producto y acuerda un precio y un lugar de entrega, fotografías e informes de seguimientos, grabaciones de cámaras de seguridad e incluso entradas y registros en el casas o almacenes con incautaciones de la droga bien clasificada y pesada, informes del instituto de toxicología con el análisis de pureza, miembros de la organización completamente identificados y un largo etcétera.

¿Hay defensa posible?

SÍ, rotundamente SÍ. Mi mantra es que SIEMPRE hay algo que hacer, jamás me dejo amedrentar por un expediente con pruebas aparentemente sólidas. Espera, ¿he dicho «APARENTEMENTE»?. Así es, porque aquí está el quid de la cuestión.

¿Cómo se hace?

Aparentemente se define en la RAE como de apariencia y la palabra apariencia hace referencia al aspecto exterior de algo, cosa que parece y no es, probabilidad… Por lo tanto, antes de entrar en pánico por la apariencia de las pruebas que se contienen en el expediente judicial, hay que ahondar en dichas pruebas y ver si bajo esa apariencia de solidez, hay realmente algo que pueda ser utilizado en contra de mi cliente.

¿Qué se analiza?

Hay 2 aspectos en los que nos debemos fijar:
  1. Nulidad de las pruebas por vulnerar Derechos Fundamentales y la teoría de los frutos del árbol envenenado.
  2. Interpretación que se haya hecho para sostener la imputación

1. Nulidad de las pruebas por vulnerar Derechos Fundamentales y teoría de los frutos del árbol envenenado

Sobretodo en el caso de las escuchas telefónicas y las entradas y registros. Ambas pruebas suponen una vulneración justificada del apartado de Derechos Fundamentales de nuestra Consitución Española, concretamente de los siguientes artículos: 18.2 El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito. 18.3 Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial. Por lo tanto, para ambos casos se requiere RESOLUCIÓN JUDICIAL. Y hay que analizar que ésta haya sido bien motivada. También analizaremos el oficio policial de solicitud de dicha medida. Para las entradas y registros, además de la resolución judicial, se puede hacer con CONSETIMIENTO DEL TITULAR (analizar qué se entiende por titular) Y CASO DE FLAGRANTE DELITO (delito que se está cometiendo en ese momento). Y sobretodo, si de dicha escucha o entrada y registro se ha descubierto la comisión de otro delito. Éste debe ser procesado a parte y se debe analizar si está justificada la vulneración del derecho fundamental para la investigación de dicho delito descubierto a raíz de la investigación por otro delito. Por último, la TEORÍA DE LOS FRUTOS DEL ÁRBOL ENVENENADO se tiene en cuenta desde 1920 en Estados Unidos y desde 1984 en España a raíz de una sentencia del Tribunal Constitucional. Asimismo lo relacionamos con el artículo 11.1 de la LOPJ. Esta teoría viene a decir que si una prueba ha sido obtenida vulnerando injustificadamente algún derecho fundamental, será nula dicha prueba y todas las que de ella se hayan derivado o estén relacionadas con la misma.  

2. Interpretación de las pruebas que sostienen la imputación

Respecto a las otras pruebas que haya en el expediente, que no hayan requerido vulnerar ningún derecho fundamental, no hay que olvidar que las interpretaciones son múltiples. La acusación lo verá de un modo y la defensa de otro y el juez decidirá. Hay que atender a las circunstancias objetivas y subjetivas del caso. Las objetivas hacen referencia al hecho (por ejemplo, se realizó cerca de un colegio, lo cual supone una agravante, pero no hubo afectación en ningún alumno) y subjetivas (se hizo bajo el síndrome de abstinencia, el cliente se ve coaccionado a traficar por su entorno, consumo compartido, no reincidencia, etcétera). Todo es interpretable, como siempre, el trabajo del abogado es jugar sus cartas para conseguir sino eximentes y absoluciones, por lo menos atenuaciones de la condena que no supongan un ingreso en prisión.

¿Conclusiones de la conferencia?

Resultó una aportación muy interesante por parte de un juez con el que nos encontramos en la práctica diaria los abogados de Tarragona, así como el otro ponente abogado experto en la materia y las preguntas que se formularon al terminar por parte de los abogados asistentes. Se trataron los temas que hemos expuesto en este post y además otros como la suspensión de condena por ingreso en centro de rehabilitación (no sirve con aportar un compromiso firmado, hay que estar efectivamente acudiendo o haber superado el tratamiento); irregularidades en la cadena de custodia que puedan cuestionar la fiabilidad del informe pericial de toxicología; y todo aquello con lo que nos encontramos en la práctica diaria. Así que, una vez más, estas experiencias aportan formación continuada y consolidación de conceptos a los abogados que nos dedicamos a estas materias y que nos esforzamos por conseguir el mejor resultado para nuestro cliente. Si necesitas que revise tu caso, contacta en consultas@marinacanado.com o en el 613848500 para más información sobre tu caso concreto.

Deja tu comentario